¿Por qué una oficina virtual?

¿Por qué una oficina virtual?

Las nuevas tendencias han creado más opciones para que los emprendedores puedan desarrollarse, y la oficina virtual es una de ellas.

 

Anteriormente se ligaba la oficina con un lugar físico. Sí, el emprendedor detrás de un escritorio ubicado en la sala o en un cuarto de su casa. Por lo menos así empezaron empresas de índole mundial como google, en el garaje particular de Susan Wojcicki, en la Avenida Santa Margarita de Menlo Park (California)

Esto puede ser un alivio para aquellos van iniciando y no tienen presupuesto, pero debemos recordarles que no todos los negocios resultan ser como goole. La primera impresión del cliente es la que cuenta y el no tener oficina suele restarle formalidad al producto o servicio.

La imagen corporativa es indispensable para cualquier giro, pero la realidad es que cuando se va iniciando no se tienen muchos fondos. Una respuesta sencilla para esto es la Oficina Virtual.

Pero, ¿qué es una oficina virtual? Es un espacio que se renta por un costo mínimo, en el cual tus clientes pueden asistir y confirmar que en realidad tienes una empresa formal, obtienes tu domicilio comercial y fiscal, recepción de documentos, un número telefónico exclusivo contestado por una asistente profesional y horas de salas de juntas para recibir prospectos o tener una conferencia.

Cada uno de estos puntos te darán ventajas competitivas, sobre todo si logras adaptarlos a tu negocio.

 

  1. La dirección comercial.

Te brinda mayor reconocimiento, sobre todo si la ubicación de la oficina es estratégica para quienes te visitan. La dirección proyecta profesionalismo y causa gran impresión ante los inversionistas.

  1. Imagen más profesional:

Resulta complicado invitar a tus clientes a casa, ya que entre gritos y peleas de los niños puedes convertir tu reunión en una pesadilla. Debes plantearte diferentes panoramas, ¿qué tal que si tus hijos contestan una llamada importante y no te comentan? O ¿Qué tu internet se cae en medio de tu presentación y no puedes continuar?

¡Todo esto te restará puntos sin duda!

 

  1. Flexibilidad de movimiento.

El resto de las labores la puedes concluir en casa, ya que inclusive tu asistente contesta las llamadas cuando no estés.

  1. Eliminas tareas de mantenimiento.

Deja que otros hagan lo que no quieres hacer. Administrar y darle soporte a una oficina implica tiempo y costo. Si dejas esta labor aún lado puedes concentrarte en lo que realmente importa.

  1. Expandirse fuera de tu región

Con una modalidad virtual puedes abrir distintas sucursales a lo largo de la república o inclusive en el extranjero. En pocas palabras crecimiento sin necesidad de invertir infraestructura.

  1. Crecimiento local

Al haber alcanzado tus metas con la oficina virtual podrás mudarte a una modalidad física con todos los servicios incluidos, todo en el mismo lugar, sin necesidad de buscar más.

Las nuevas posibilidades virtuales te dan la oportunidad de trabajar desde casa, pero al mismo tiempo un lugar que le inyectará formalidad a lo que haces, dándole a tu empresa estructura con una fracción de lo que costaría un espacio.

 

Compartír

Deja un comentario